Dios y el Hombre: Por Heriberto Paz

 

00saturno131113wide

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

A lo largo de su existencia, el hombre ha buscado con afán su procedencia; hasta nuestros días, no ha vivido ninguna generación humana que no se haya cuestionado pública o privadamente, sobre los orígenes, existencia, naturaleza y “vida” del hombre.
Desde que el hombre es hombre siempre ha necesitado explicar el mundo que le rodea. Las primeras explicaciones necesitaban recurrir a fuerzas sobrenaturales, divinas, para intentar explicar el universo. Cada cultura tiene una explicación del mundo, que puede ser considerada como una explicación mítica por la importancia que conceden a los dioses y por la personalización en estos de las fuerzas de la naturaleza.
Lo original del pensamiento griego en el siglo VI a. de J.C. consiste en que una serie de pensadores van a intentar explicarlo todo prescindiendo de las fuerzas divinas a las que recuren las explicaciones míticas. De esta manera van a surgir las primeras explicaciones científicas, racionales, lo que viene a colocar los  cimientos de lo que hoy en día consideramos como ciencia Occidental.
Los griegos iniciaron la filosofía occidental, creyendo alguno de ellos que fueron los que descubrieron al hombre, ahora bien, el hombre para los griegos sólo es un ciudadano, porque fuera de la ciudad, pensaban, como Aristóteles, que el humano estaba entre animal y dios.
Este pensamiento griego liderado por Platón dio importancia a la razón, considerando al hombre el único ser capaz de adquirir ciencia fundada en razonamientos, aunque Aristóteles precisó que existen tres cosas fundamentales: la naturaleza, el habito y la razón, ésta última es lo que utiliza el hombre para considerar lo  necesario o preferible.  Esto nos diferencia de los animales que sólo pueden ser naturaleza pura con alguna pequeña cantidad de hábitos.
Este tipo de razonamiento ha persistido desde que el mundo es mundo y ya ha quedado instituido que el hombre es un animal racional tal como acordaron tanto filósofos griegos como cristianos medievales e incluso pensadores contemporáneos.
En el ámbito de conceptuar para los griegos el primer momento tenemos:

  • Una mirada del mundo y del hombre desde una óptica mítica, de tal manera que, todo lo que ocurra en la tierra no es más que una determinación de los dioses inmortales del Olimpo. El hombre, está en este mundo para cumplir el ciclo que desde antes han determinado los dioses para él. En los metacrilatos de los griegos se encuentra una posición del hombre frente al destino, sin poder huir de él. Las Miras, o Parcas, son las tres figuras femeninas que, entre costura y tijeras, tienen en sus manos la vida del hombre, un ser que no puede decidir frente a la vida ni frente a la muerte, una marioneta de los dioses.

En un segundo momento, con los filósofos naturalistas, se ve al hombre como uno más de los elementos de la naturaleza. Inserto en el mundo que responde, a manera de microcosmos, a las mismas condiciones en que se encuentra el gran cosmos o mundo externo. Esto nos hace a la idea de que pueda existir una creación propiamente dicha, y sé que contempla al hombre puesto ahí, en el mundo, siendo parte de él como un elemento más de la naturaleza.
Y el tercer momento, el humanista, que inicia con Sócrates, concibe al hombre como un ser racional. Quiere decir que lo extraen del mundo material como el ser con una constitución más compleja y digna de cuidado y atención particulares, es el ser que puede pararse frente a ella, contemplarla y pensarla; asimismo, puede mirar hacia sí mismo y pensarse como sujeto que piensa y se piensa. SE PODRIA DECIR AQUÍ QUE EL HOMBRE ES EL INSTRUMENTO QUE HA CREADO EL UNIVERSO PARA TOMAR CONCIENCIA DE SI MISMO.

Los griegos, con su espíritu analítico y racional, comienzan también a analizar al hombre. Si bien para los semitas el hombre era visto de manera integral y tal idea no se pierde, para los griegos, desde el punto de vista investigativo sí se hacen ciertas escisiones que dan cuenta de sus dimensiones y características. A partir de aquí es perfectamente la múltiple dimencionalidad del hombre, lo cual no implica necesariamente división interna, sino meramente analítica; esto es lo que Aristóteles indicó. Que se interpreta hoy como Rostro de varón, y lo conceptúa como un género: Hombre, y una especie concreta: Pensante y esta ha sido precisamente la herencia griega, el interés por el análisis, la racionalización, la conceptualización.

Bueno notoriamente la concepción antropológica de la edad media tiene como puntos predominantes las ideas teológicas de la Iglesia; así pues, la concepción del hombre que va a predominar durante gran parte del Medioevo va a ser la concepción cristiana.

Ahora bien, el filósofo por excelencia de la edad media cristiana es San Agustín, de modo que mucho de la antropología cristiana va a venir de él. Para este filósofo el hombre está compuesto por dos sustancias, el cuerpo (que es la parte material) y el alma (que es la parte espiritual) San Agustín (que antes de ser cristiano fue maniqueo), no pudo librarse del dualismo antropológico, pues para el hombre era un alma dentro de un cuerpo, es decir, lo que más valor va a tener es la parte espiritual.

La parte material no es negativa, sin embargo, no es tan importante porque el hombre es ante todo su alma.

En el siglo XII otro gran filósofo: Santo Tomás de Aquino, es quien dice que el hombre es una sustancia compuesta de cuerpo y alma, el intenta subsanar el dualismo de san Agustín diciendo que el Alma es forma sustancial del cuerpo, es decir, es la que hace que un cuerpo sea hombre, de modo que el cuerpo sin el alma no es hombre, y el alma sin el cuerpo tampoco es hombre.

Cuando el hombre muere se separa el alma de su cuerpo, pero el alma, a diferencia del cuerpo, si puede subsistir sin el cuerpo, cuando Dios vuelva resucitara la carne y las almas se unirán nuevamente a los cuerpos y serán hombres nuevamente.

Esta es la tesis del aquinate, En síntesis, las dos corrientes antropológicas más fuertes en el Medioevo son la de san Agustín que sostenía un dualismo antropológico pues el alma y el cuerpo son sustancias distintas, el alma es lo más humano, en cambio el cuerpo no.

Para santo Tomás el alma es la forma sustancial del hombre, de modo que ni el cuerpo solo es hombre ni el alma sola lo es, el hombre es la unión de alma y cuerpo.

 

En las creencias religiosas de los pueblos antiguos de Grecia creían que el universo era un caos sumergido en la oscuridad donde contenían el principio de todas las cosas en movimientos y a la vez fija; más tarde consideraron el nacimiento de los Dioses que gobernaban y daban un orden a este caos que era el universo, estos Dioses estaban en un panteón que abarcaba un grupo de seres vivientes, de forma humana pero inmortal y con poderes sobrehumanos. Estos seres, según creían, eran invisibles a los ojos de las personas mortales y guiaban y controlaban el cosmos, también se consideraba que la tierra era un disco en cuyo centro se hallaba el Olimpo y en torno suyo el mar universal.
El primer filosofo quien adquirió conocimientos sobre la astrología y la geometría que le permitió escribir algunos teoremas. Se planteó también la pregunta sobre la materia de que estaba hecho el mundo, y aseguró que de agua. Otro importante filósofo fue quien propuso que la materia que formaba el mundo era el aire, el cual por escasez daba lugar al fuego, y por condensación al agua y después a la tierra. Fue el primer griego que hizo una clara distinción entre el sol, la luna, los planetas y las estrellas.
Más tarde  fueron los primeros en afirmar rotundamente que la tierra y los cuerpos celestes eran esféricos, pero consideraban que eran figuras perfectas pensaban que el centro del universo estaba ocupado por una bola de fuego (el sol) alrededor de la cual giraban la luna, la tierra, los cinco planetas conocidos y el cielo de estrellas fijas, 9 elementos en total.
La aportación de Platón a la astronomía fue firme ya que aseguraba que la forma de los astros era circular y que estaba en constante movimiento rotativo;  Heraclides fue el primero en insinuar la rotación diaria de la tierra mientras Aristóteles  decía que la sustancia de las cosas era la unión de la materia y la forma, mientras que el movimiento es el paso de la potencial. Teofrasto distinguió con claridad el reino vegetal del animal, elevó la botánica al rango de la ciencia.
Durante la edad media, el panorama científico cambió radicalmente respecto a los anteriores.  En el siglo VI aparecieron escritos con fuertes influencias del filósofo bizantino Proclo, que se identificaba con  los motores de cada una de las 5 esferas (planetas) creía que el universo estaba limitado y que no tenía más que unos cuantos miles de años, cuando se construyó un observatorio astronómico mejoró radicalmente el concepto astronómico del hombre, al final del siglo IX dos personajes importantes de la época consideraban que unas de esas esferas (Mercurio y Venus) giraban alrededor del sol e intentaban dar una explicación racional de la creación, en la cual Dios se representaba como creador del espacio y que el universo posee una rotación propia y la velocidad de sus planetas no es uniforme.
Un astrónomo polaco, conocido por su teoría adelanto que los planetas giran en órbitas alrededor del Sol, y que la Tierra sobre sí misma una vez al día, y que una vez al año daba una vuelta completa alrededor del Sol. Además afirmaba que la Tierra, en su movimiento rotatorio, se inclinaba sobre su eje, por otra parte, esta teoría heliocéntrica tenía la ventaja de poder explicar los cambios diarios y anuales del Sol y las estrellas, así como el aparente movimiento retrógrado de Marte, Júpiter y Saturno, y la razón por la que Venus y Mercurio nunca se alejaban más allá de una distancia determinada del Sol.
Estas hipótesis estimularon el estudio de la astronomía y de las matemáticas  y después de esta teoría acertada empezaron las hipótesis y teorías muy similares a este astrónomo polaco para formular y verificar el movimiento planetario. Pero a principios del siglo XX consideraron la  primera teoría, de la física del movimiento de los cuerpos en ausencia de fuerzas  de gravedad en la cual fue reformulada.
Hoy en día después que algunas religiones pensaban o consideraban que el universo tenía divinidades fundamentales, conocidas como los dioses creadores del universo surgen  todas estas teorías filosóficas, de los astrónomos, geólogos, científicos y  llego a descubrirse la teoría del big ban que es una explosión que surge de la nada generando una expansión de materia constituida exclusivamente por partículas elementales creando nuestro universo. (Teoría ciertamente alejada de los preceptos científicos que dan pie a lo que conocemos como civilización)

 

Pienso que el hombre contemporáneo cronológicamente es la gota que está rebalsando el vaso en que nos venimos ahogando desde los inicios de nuestra historia. El mundo está mal hecho, funciona mal, pienso y creo que  tratar de seguir organizando una sociedad que está mal organizada obviamente es un desgaste físico como psíquico que causa efecto en un cosa y en otra  del hombre de carne y hueso, a pesar de que este siga con la  conformidad y la firmeza por dentro, a la larga son puras mascaras que se pone para no darse cuenta de que la sociedad ya lo consumió, que simplemente cayó en su juego, en dónde, el que más rinde es el mejor y lamentablemente eso no es cierto, este pensamiento solo desgasta la mente de la persona y la salud tanto física como psíquica de la persona.

Pienso que a la raza humana se le dieron todas las capacidades para poder vivir en un mundo extraordinario, pero poco a poco ha ido desaprovechando este regalo.

El mundo está hecho una máquina muy rápida que nos hace a todos nosotros parte de su sistema, igual que mucha gente que vive una vida sistemática y que ha perdido el motivo de sus vidas. Creo que esto se debe a que sus vidas desde antes que estos nacieran ya estaban descritas con un “nacer, crecer, estudiar y trabajar “Pero por fortuna también existe gente que amerita una excepción dentro de este hombre contemporáneo ya descrito.

Los conceptos actuales sobre el surgimiento del universo como la rebuscada y equivocada teoría del Big bang están extremadamente alejados del precepto científico del que el mismo hombre hace alarde, no podemos decir que la materia no se crea ni se destruye, y solo se transforma (Por poner solo un ejemplo)  y un minuto después hacer surgir todo un universo de la nada !! Valla incongruencia !!
Es difícil contextualizar el término “”Dios”” en el estado evolutivo actual del ser humano, y en este orden de ideas me apego a lo escrito por el brillante filósofo italiano Giovanni Papini, quien en su alegoría teológica dice que el ser humano juega a conocer a Dios, y que ciertamente tanto Dios como el hombre existen, ambos están ahí, pero nosotros aun somos demasiado jóvenes para entender un concepto tan maravilloso. QUE EL INTENTAR ENTENDER A DIOS EN NUESTRO ESTADO EVOLUTIVO ACTUAL, EQUIVALE A QUE PRETENDAMOS ENSEÑARLE ALGEBRA A UN BEBE RECIEN NACIDO, EMBOS, EL ALGEBRA Y EL BEBE ESTAN AHÍ, SIN EMBARGO, EL NIÑO ES INCAPAZ DE COMPRENDERLA. Pero ciertamente con el tiempo seremos capaces de comprender ese término maravilloso y que nos ha permitido ser y estar.

 

Heriberto Paz

hpaz@ceamexico.com

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>